Intervención monetaria: necesidad o capricho

El papel principal de cualquier banco central es actuar como gobernador, llevando a cabo una política monetaria dirigida a garantizar la estabilidad económica y financiera. El concepto de estabilidad económica es bastante amplio, así que centrémonos solo en uno de sus componentes clave, a saber, garantizar la estabilidad del tipo de cambio de la moneda nacional frente a las monedas extranjeras. No importa cuán paradójico pueda parecer en nuestro siglo de economías de mercado, donde el tipo de cambio de la moneda nacional se determina en función de la relación oferta-demanda, en algunos casos los bancos centrales también pueden tener la autoridad para influir en la tasa de transferencia de fondos monetarios moneda nacional. Esto no significa que simplemente puedan decir: Ok, la tasa del dólar estadounidense con respecto al euro será ahora de 1.3000.

Existe una herramienta especial de política monetaria para regular la dinámica del tipo de cambio: la intervención. La intervención en el mercado de divisas suele ser una acción específica por única vez cuando el banco central compra o vende una cantidad significativa de divisas a cambio de su propia moneda nacional. En realidad es una herramienta bastante efectiva. En las condiciones modernas, cuando el mundo está abrumado por la crisis financiera, muchos bancos centrales recurren a tales acciones. Tomemos, por ejemplo, el yen japonés. Tradicionalmente, el yen japonés ha sido visto durante mucho tiempo como una de las principales monedas de refugio seguro. Durante los períodos de incertidumbre económica, aumenta la demanda del yen, lo que, naturalmente, contribuye al crecimiento de su tipo de cambio. Todo esto parece bueno y elegante, pero la economía de Japón está orientada a la exportación, lo que significa que no se beneficia de la costosa moneda nacional porque afecta negativamente el poder competitivo de los bienes nacionales. Por lo tanto, la intervención en el mercado de divisas es quizás la única forma relativamente indolora de abordar este problema.

Con todo, a pesar del hecho de que el mercado de divisas tiene una cierta aptitud para la autorregulación y la inclinación a mantener el equilibrio, sin la influencia externa no podría funcionar correctamente. Por lo tanto, la intervención es más una necesidad que un capricho de los gobiernos nacionales.

AMarkets App

AMarkets App

Free trading app for Android

Free trading app for iOS

ratings of app